Divorcio con hijos y el Síndrome de Alienación Parental

El Síndrome de Alienación Parental (SAP) es un término acuñado por el psiquiatra infantil Richard Gardner en 1985 y que hace referencia a un conjunto de síntomas, consecuencia del uso de diferentes estrategias por parte de un progenitor, en las que se ejerce influencia en el pensamiento de los hijos con la intención de destruir la relación con el otro progenitor.

Éste síndrome no reconocido por la OMS, es utilizado en muchas ocasiones en sede judicial para fundamentar un cambio en la custodia de los hijos.

Más allá de la discusión por la doctrina científica sobre la existencia o no del mismo, me gustaría hacer una reflexión sobre el fondo del asunto.

Cuando una pareja está viviendo el proceso de divorcio, muchas veces los padres hacen partícipes a los niños de los conflictos que tienen entre ellos. Se mantienen acaloradas discusiones en presencia de los hijos y se critica la actitud del otro progenitor intentando posicionar al niño en su contra. Es tan profundo el dolor, que cegados por el resentimiento, se utiliza a los hijos para hacer daño al otro.

Me gustaría apelar a los padres para que sean conscientes del inmenso poder de sus palabras y que no olviden el miedo, la incertidumbre y la tristeza con la que sus hijos viven estos momentos, y el derecho a disfrutar de su infancia teniendo una buena relación con ambos progenitores.